El Gato Corredor

Visión felina de un runner valenciano.

Desde octubre de 2012 en Som Passatge. Ahora, cuatro maratones (Valencia 2013, Espadán 2014, MaMoVa 2014 y Valencia 2014), conforman mi bagaje. En Twitter: @gato_ferrarista

New Balance MR00 v2

Escrito por elgatocorredor 16-12-2014 en Material. Comentarios (0)
Después de mucho tiempo siguiendoles la pista, por fin me decidí a hacerme con unas New Balance MR00 v2, el modelo más minimalista de la marca de Boston. Menos que esto, unas fivefingers o directamente huaraches.

Como siempre, New Balance acierta (y ya van...) con el diseño, por lo menos a mi parecer, son muy muy chulas. Unos acabados con buena pinta (espero que no me decepcionen con el paso de los kilómetros) y la suela vibram, garantía de durabilidad y agarre.

Nada mas calzarlas, se nota el drop 0, con una sensación muy cercana al suelo, lo cual yo agradezco. Como si llevara pies de gato. Mucha libertad para los dedos gracias a su horma ancha en la puntera y buen ajuste de la lazada asimétrica.

Los primeros 6 kilómetros me dejan unas muy buenas sensaciones. Sin mirar el crono, centrándome únicamente en la técnica de carrera, han salido a una media de 4:25/km. Lo cual está bastante bien para ser un entrenamiento "no a cuchillo". Con la zancada correcta no hacen ruido, no se oye apenas nada. Adelantas y no saben de dónde coño has salido. Si los ninjas llevan zapatillas, seguramente serán estas.

Seguiré probando, a ver cómo se comportan con series y tiradas más largas.


La semana del maratón

Escrito por elgatocorredor 10-11-2014 en Carreras. Comentarios (0)

Hoy lunes empieza una semana muy especial para muchos corredores. Por si no lo sabéis, os lo cuento yo.

¡¡¡El domingo es el maratón de Valencia!!!

Yo repito, como varios compañeros de Som Passatge y otros tantos que se estrenan en la distancia de filípides. A ell@s va dedicado este post con mi experiencia del año pasado.

Meses entrenando, ayer fué el último entrenamiento largo, atrás quedaron las tiradas de 30-32 kms y empiezas a oír demasiado que los deberes ya están hechos. Como mucho queda un día de series (según el plan que estés siguiendo), el resto son trotes para no estar esta semana parad@. 

Las dudas te asaltan ¿y si no acabo? sientes dolores donde no los tenías y te acojonas. ¿Me habré lesionado? Tranquil@, es normal. Son tus piernas que tienen mono de kilómetros. El domingo tendrán su ración.

Tienes la cabeza como un bombo de descarga y carga de hidratos. Ya está decidido desde hace tiempo qué zapatillas, pantalón, camiseta, calcetines, gorra, gafas... te vas a poner. Lo que vas a desayunar y a qué hora te tienes que levantar el día D para no llegar tarde a la hora H, grabado a fuego en tu agenda.

Preguntas por la cena, te contestan pimientos y entiendes "avituallamientos". En el trabajo estás que no estás en lo que deberías. Tu calculadora mental echa humo pensando a qué hora pasarás por ese punto que queda cerca de tu casa o donde estará tu club de fans.

Sólo tienes ganas de salir el viernes (o sábado) de trabajar para ir a la feria del corredor a por tu dorsal y, ya de paso, a ver si pillas algo a buen precio.

Encima te dicen que esa semana no pienses en el maratón. Aún estoy intentando encontrar la forma de hacerlo. Además la ciudad (carriles del río incluidos) está llena de carteles. ¡Como si se te fuese a olvidar!

Hablas con el fisio porque se te había pasado pedir cita para una descarga, no tiene hueco y le intentas sobornar para que haga lo posible. Te pago el doble!

Pese a lo larga que se te hace la semana, el sábado acaba llegando.

Preparas la mochila con esmero, no te vayas a dejar algo. Como siempre que haces la maleta, echas más que menos por si hace frío, calor, sale el sol, está nublado, llueve, graniza, nieva o si le da a ese tsunami por venir justo el día del maratón. Parece que te vas quince días de vacaciones y estarás una mañana corriendo a 5 kms. de casa, te falta una rebequita por si refresca. Después de la ropa y complementos, viene la farmacia; geles, recovery, isotónico, sales, vaselina... Al final, llevas un maletón de la hostia.

Hora de cenar (cuidado con la pasta, no os déis un atracón de macarrones) y dormir. Dormir dice, qué fácil es decirlo. Un par de cervezas, no más, cenando son mano de santo para coger el sueño.

El domingo es el gran día. Sigue el plan establecido (cuidado con emocionarte en los primeros kilómetros, es fácil engorilarse) y triunfarás. El muro vigila y es implacable con los listillos. Además tiene al tío del mazo como artista invitado. Con toda probabilidad será un día inolvidable. Que hayas cumplido con los entrenamientos y tener o no cabeza marcará (no al 100%, pero casi) si será para bien o para mal.

Preocúpate de llevar el ritmo de crucero que has podido llevar en los largos, hidratarte bien, protegerte de las rozaduras y disfruta de la carrera. Correr un maratón en las calles de esta ciudad no tiene precio.

No poco, de 50€ para arriba.

Medio Maratón de Valencia 2014

Escrito por elgatocorredor 22-10-2014 en Carreras. Comentarios (0)

En principio esta carrera no tenía mucho de particular, mirando el calendario sólo era un test de cara al maratón para el que ya quedan menos de cuatro semanas. Pero las circunstancias han hecho que esto no sea así.

El caso es que una serie de acontecimientos personales (unos muy agradables y otros no tanto) en los últimos meses me han obligado a saltarme o acortar entrenamientos, no descansar lo necesario o tener la cabeza en muchas cosas (demasiadas).

Os pongo en antecedentes. El 7 de septiembre tenía marcada en mi calendario la 10K de Castellar-Oliveral (corría en casa con mis fans) como "El día que hice un sub-40" pero no pudo ser, me quedé en 42. Los primeros 4 kms. pude mantener un ritmo de 3:50-3:55 y entonces empezaron subir sin yo poder poner remedio. Eso sí, bajé mi MMP. No lo que me hubiese gustado, pero lo hice. Los factores externos y la mente pueden ser tu peor enemigo.

Seguí con el plan de entrenamiento todo lo estrictamente que pude, hasta que llegó la mañana de la carrera con un mar de dudas sobre si sería capaz de conseguir llegar a meta entre 1:30 y 1:33. Vista la experiencia, no quería apretar más de lo debido. Una cosa es petar en una 10k y otra en un medio maratón. Ahí llegar a meta puede ser un puto infierno.

Llego al edificio del reloj, donde me reúno con los compañeros de Som Passatge a hacernos la primera foto oficial con las nuevas equipaciones (me encantan).

Un poco de charreta, unas risas y después de dejar la mochila en el guardarropa vamos para la salida. En principio éramos varios los que teníamos que ir a ritmos similares, pero los he perdido de vista, así que estoy solo ante el peligro. La verdad, no me preocupa demasiado. La inmensa mayoría de mis entrenamientos (sobretodo de asfalto) los hago en solitario, pero cierto es que en compañía se hace más llevadero.

Pam! Dan la salida y a correr. 10.600 corredores inundan las calles de la zona del puerto de Valencia. Después del tapón inicial (ya hablaremos sobre el vicio de la gente por salir en cajones más adelantados a los que deberían) me pongo un ritmo objetivo de 4:20 los primeros 10 kms. Me encuentro bien, las piernas las noto frescas y el ritmo sale solo. El ambientazo que hay ayuda bastante.

Paso el primer y segundo avituallamiento sin casi darme cuenta. Vamos por la mitad! El crono me da la razón y acelero un poco el ritmo.

Se me pega a rueda un corredor anónimo que me pregunta cuál es mi objetivo. 1:35 más o menos y me dice que se viene conmigo. Un par de kms. más adelante empiezo a estar hasta las narices de darme codazos con él. ¿Será posible que no me deja ni medio metro? ¡Hay que respetar el espacio vital, señores!

¿Solución? ¡Hasta luego, Lucas! Meto un cambio de ritmo y le dejo atrás. Qué bien, cuanto aire a mi alrededor...

Cuando llego al avituallamiento del Km. 15, veo que voy bastante bien y se me cruza por la cabeza hacer menos de 1:30. Empiezo a engorilarme y voy bajando progresivamente, pero sin que se me vaya la olla, el tiempo por Kilómetro. Adelantando corredor tras corredor, me doy cuenta que no va a ser posible bajar de 1:30 a menos que haga el último km. en 3 minutos. Si hubiese cambiado el ritmo un poco antes, lo habría logrado, pero ya tengo objetivo para el 2015.

Durante el recorrido voy viendo caras conocidas a l@s que agradezco sus ánimos. No enumero, así no me olvido de nadie, jeje.

Encaro la recta de meta... Cuánto me gusta esa sensación, con tanta gente tras las vallas animando. Oigo que alguien grita mi nombre, pero voy tan a lo mío que no sé de donde viene esa voz... Y meta! 1:31:28, 1:31:08 real. Nada menos que ¡¡¡8 minutos!!! menos que el año pasado. Contento no, lo siguiente.

Le dedico la carrera a mi pequeña, la que da nombre a mis dorsales desde que supe que existía. Beso simbólico (Me retrataron en ese momento. En cuanto pueda, subo la foto) y a reponer líquidos como un loco. 

Faena feta! Mucho mejor de lo esperado! He disfrutado de verdad esta carrera y el resultado estupendo. Ahora vienen las dos semanas de la muerte y antes de que me quiera dar cuenta... La gran cita del año, El Maratón de Valencia!

Un último apunte. Cuando volvía hacia el coche, en el tramo de la calle Juan Verdeguer, a 400 metros (aprox.) de meta vi nada menos que a unas 7 personas desfallecidas, incluso a una chica vomitando! Esto me recuerda que siempre hay que ponerse unos objetivos realistas, y más vale llegar a meta 5 minutos tarde que no llegar, o hacerlo en la ambulancia. Me esperaba esta imagen en un maratón, pero en una media... Hay gente que aprieta más de lo que debería. Cabeza, damas y caballeros, cabeza. Le estamos perdiendo el respeto a las largas distancias.

NOTA: Acabo de leer un post de Marta Fernández de Castro sobre este último punto. Estoy intentando subir este post desde el lunes por la mañana, pero por motivos técnicos (no puedo subir fotos, no se por qué) no he podido, así que no penséis que lo he fusilado.


Postureo runner

Escrito por elgatocorredor 15-10-2014 en Postureo. Comentarios (0)

Últimamente se habla mucho del postureo en el mundo del running, pero cada un@ lo entiende de una forma y hay mucha gente perdida en esto. Quieren posturear, pero no tienen claro el cómo.

Es por ello que, en pos de la ciencia, me he desplazado al IVP (Instituto Valenciano del Postureo), institución sin ánimo de lucro puntera a nivel mundial.

Para los que no lo sepan, Valencia es la capital mundial del postureo. Hay quien piensa que es Ibiza, pero no saben que el 90% del postureo que llega a la isla lo hace a través de los ferrys de balearia, procedentes de Valencia y Denia (este dato os lo regalo).

Logré reunirme con el director de esta entidad, cuyo nombre prefiere mantener en el anonimato, no sin meses de intentar cuadrar agendas. Durante nuestra conversación me dijo que estaban definiendo estándares para tener una forma objetiva de saber si se están haciendo las cosas bien. Se encuentran elaborando un borrador con unas sugerencias, algo así como el "Know How" del postureo.

Tras mucho insistir y sobornar, os dejo en exclusiva algunas de estas directrices para ir haciéndoos una idea:

 - Kalenji y Decathlon, caca. Ni se os ocurra dejaros ver con prendas de esta marca.

 - Nike, Adidas, Asics, Mizuno... Son buenas prendas técnicas, las de toda la vida, pero no vas a destacar con lo que lleva todo el mundo. Tú eres diferente. Molas más.

 - Under Armour, Compressport, Ironman... son tus nuevas marcas de cabecera. O alguna otra firma molona de reciente salida al mercado.

 - La ropa no es lo suficientemente fluorescente, siempre puedes encontrar algo que te haga destacar más. Y poco a poco, ve introduciendo estos colores en tu ropa de calle.

 - Da lo mismo que vayas a 6 el km o no corras más de 500 metros seguidos, debes llevar material tope de gama siempre. ¿No haces triatlón ni ultras de montaña? Qué mas da, un Garmin 910 o Suunto Ambit 2 S es lo que necesitas. Y si lo puedes llevar a diario como reloj, mejor, que vean lo deportista que eres.

 - El botón de "compartir en facebook" es más importante que el "Start/pause" de tu reloj. Recuerda: El entrenamiento que no se comparte, no existe.

 - Las selfies son importantísimas, tienes que salir bien. ¿Que hay que correr maquillada para lucir en instagram? Maquillaje waterproof y solucionado!

 - Incorporar elementos de tri a tu vestuario (como las viseras) es lo más, aunque no te hayas puesto un neopreno en la vida.

 - Llevar las compresoras de color chillón hasta para ir a recoger el dorsal es TOP.

 - No hay mejor complemento para una boda que llevar unas Oakley Radar. Tienen que ver lo deportista que eres, SIEMPRE.

- Las prendas de compresión harán que tus marcas (traducido: lo que se te marca) lleguen a cotas inimaginables. ¿Ese hormigueo en manos y pies? Es que has elegido el nivel de compresión correcto.

 - ¿Qué es eso de agujerear tu carísima camiseta con imperdibles? El portadorsal (otro llegado del mundo tri), un "must have" imprescindible. (Thanks Escri)


No me quiso desvelar todo su trabajo, es normal. Además están sujetas a cambios, este mundillo evoluciona y hay que ir con los nuevos tiempos y modas.

Como última exclusiva os diré que van a elaborar una especie de escala de puntos con diferentes niveles homologados. Con esto podrás pasar de ser un "Posturilla novato" a vacilar de tener el "PostureoMaster 4º Dan".

Espero haber despejado algunas dudas.


Ídolos anónimos (Vol. 1)

Escrito por elgatocorredor 10-10-2014 en Pensamientos. Comentarios (0)

Si preguntáis por ahí a quién admiran dentro del mundo del atletismo, la respuesta suele ser Usain Bolt, Haile Gebrselassie, Kilian, Luis Alberto Hernando...

Yo me suelo fijar en gente más mundana como el último en atravesar la línea de meta. Gente que tiene que compaginar la vida laboral, familiar y deportiva sin conseguir un rendimiento espectacular.

Hoy quiero hablar de una persona con quien nunca he hablado, no creo que haya detenido la vista en mí y por lo tanto, no sabe que existo.

Hace unos meses me empecé a cruzar en mi habitual horario y ruta de entrenamiento a un chico entrado en kilos, trotando a un ritmo bastante lento, en chándal y camiseta de propaganda sudando mucho. Muchísimo.

Día tras día le seguía viendo y para mis adentros le felicitaba por su perseverancia. No será nada fácil empezar a hacer deporte con ese sobrepeso.

Un día dejé de cruzarmelo y supuse que habría cejado en su empeño. "Hay que tener mucha fuerza de voluntad y no te lo reprocho", le dije mentalmente.

Cuál fue mi sorpresa hace pocos días cuando me lo volví a encontrar. Me costó reconocerlo con bastantes kilos menos, ya corriendo alegremente a un ritmo nada desdeñable.

No pude evitar sonreir y pensar: Eres un campeón.